La escuela, la diversión y el tedio (fragmento)Mona Ozouf

La escuela, la diversión y el tedio (fragmento)

"Hube de esperar largo tiempo para alcanzar a comprender la tortura que puede significar el tedio escolar: testimonio, en cierto modo involuntario, de un chico que conozco bien, aprendiz en una taller de fotografía tras unos estudios verdaderamente erráticos. Asombrado, me confesó que no había mirado su reloj de mano ni una sola vez durante todo el día. En cambio, en clase consultaba la hora continuamente, decepcionado ante el lento transcurrir del tiempo, paralizado e incapaz de atender tanto a las 11:50 a.m. como a las 16:50 p.m., tiempo de la inminente liberación. A la conclusión de este estancamiento diurno que continuó durante varios años, había descubierto que un día sentía como si su espíritu fluyera feliz: la actividad conlleva la virtud en el sentido más pleno del término, al aniquilar el tiempo.
Yo traté de descubrirlo también por mí misma: Tanteé el baremo de sufrimiento que había padecido durante mis años de aprendizaje. Y sorprendida, comprobé que mi experiencia escolar había sido sinónimo no de hastío sino de placer. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com