Impresiones: Literatura y arte (fragmento)Federico Balart

Impresiones: Literatura y arte (fragmento)

"Un paisaje con figuras puede contener varios grupos casi independientes, porque allí la figura es lo accesorio y el fondo lo principal. Una feria, una romería, un paseo público se hallan también en ese caso, aunque la figura recobre en ellos su importancia. Hasta en las composiciones de mayor altura por su género y por su asunto, sobre todo si son meramente representativas ó principalmente simbólicas, puede haber partes que no se encadenen entre sí con lazo indisoluble. La Escuela de Atenas, donde Rafael simbolizó la historia de la filosofía griega, ofrece grupos que en rigor podrían constituir composiciones independientes. Sin embargo, aun teniendo en su abono ejemplo tan ilustre, ese método ofrecería graves inconvenientes, sobre todo si se aplicase á la pintura dramática, es decir, á la representación de una acción determinada. A medida que un organismo es más perfecto, va siendo más íntima la trabazón de sus elementos. Ciertos animales inferiores, en los cuales el sistema nervioso tiene la forma ganglionar, pueden dividirse en partes independientes que siguen viviendo después de separadas. En los grados superiores de la escala zoológica nunca se da ese caso: la amputación produce la muerte de la parte amputada, y á veces la del organismo entero. Después de la unidad pongo como condición no menos necesaria en toda obra de arte la expresión del carácter peculiar á cada conjunto, á cada grupo y á cada figura. Un batallón que rompe filas en el campo, se agrupa espontánea y libremente de muy distinta manera que una comunidad religiosa en la huerta del convento á las horas de solaz. Cuatro damas tomando té en un gabinete, nunca se confundirán por su agrupación ni por sus ademanes con cuatro lavanderas bebiendo pardillo en un ventorro del Manzanares; y eso aunque, prescindiendo de todo accidente indumentario, las adornemos (imaginariamente, por supuesto) con el traje de nuestra madre común en los mejores días de su vida paradisiaca. Por último, sin salir de nuestra casa, ni de nuestro pueblo, ni siquiera de nuestra tarifa de patentes, de qué modo tan distinto se plantan el chalán que examina la boca de un jumento, y el sacamuelas ambulante que desguarnece la de un aguador? Sin embargo, la situación no puede ser más parecida. La expresión de los sentimientos y de las pasiones es otro punto esencial, aunque en realidad puede considerarse comprendido en el anterior: el sentimiento y la pasión no son, en efecto, otra cosa que el carácter funcionando con más o menos energía. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com