Santos Vega o Los mellizos de la flor (fragmento)Hilario Ascasubi

Santos Vega o Los mellizos de la flor (fragmento)

"Pues, amigo, de esa perla
Genaro se aficionó,
y hallándola por fortuna
blandita de corazón,
luego que de su cariño
perfecto se aseguró,
una mañana Genaro
ciego de amor se estrelló,
y a la señora y su esposo
la muchacha les pidió.

Los patrones le ofrecieron
darle una contestación
poniéndole solo el conque
de tomar información,
con respecto a la condata
de Genaro, que almitió,
bien siguro como estaba
que de la averiguación
debería resultarle
lo mesmo que resultó;
pues toditos los informes
fueron a satisfacción,

como que el mozo gozaba
la mejor reputación,
de manera que el asunto
muy pronto se terminó,
y al colmo de su deseo
la respuesta recibió.

Cinco semanas después
con su prenda se casó,
sirviéndoles de padrinos
doña Estrella y el patrón,
y Azucena la preciosa
muy feliz se contempló,
entregándose á un marido
como al que se le entregó.

Es verdá que, a buena moza,
muy poco le aventajó
a Genaro, que también
era, sin ponderación,
mozo lindo, en cualquier parte,
y por tal merecedor
de que la mas presumida
le dispensara un favor;
porque era alto, bien formao,
blanco y rubio como el sol,
y de unos ojos celestes
de un mirar encantador.

De ahí, en la mejilla izquierda
era su adorno mejor
un lunar crespo y retinto,
y de una forma y grandor
tan sumamente visible,
que de lejos, viéndolo.

Al golpe lo conocían
por aquella distinción;
y la fama que tenia
de ser el más guapetón
de toda la Blandengada
que en ese tiempo existió.
En fin, se hizo el casamiento
y todo el pago asistió
a la fiesta de esa boda,
en la cual nada faltó:
de modo que el paisanaje
a gusto se divirtió;
y en medio del beberaje,
me acuerdo que canté yo
unos compuestos al caso;
y al fin, una relación,
cosa linda, les eché
en el baile que se armó. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com