El ruido del mundo (fragmento)Ignacio García-Valiño

El ruido del mundo (fragmento)

"A veces tenemos la conciencia de estar haciendo exactamente lo contrario de lo que deberíamos hacer, o de lo que aconseja la cordura y el sentido común, y pese a todo, seguimos adelante, no podemos parar, o no sabemos cómo hacerlo. Es como ir en un coche con los frenos averiados. Confías en que un cambio de rasante, un tramo en pendiente o una zona de frenado de emergencia te libre del accidente, y mientras tanto vas utilizando el freno del motor para ir aminorando la velocidad.
En mi ánimo pesaba la advertencia de Adrián Siles, en su papel de experto en lo que yo más temía, también la de Aurora y, con todo, no me decidía a claudicar: cada semana Ricardo Alvear volvía y yo trataba de avanzar. ¿Por qué persistía? Me pregunté si era acaso el miedo a que él tomara algún tipo de represalia si interrumpía la terapia, aunque realmente no creía que fuera a hacerlo, pues él mismo me había dejado la puerta abierta desde el principio. Ahora que sabes lo que hay, puedes dejarlo antes de empezar, había dicho. O puede que tuviera que ver con el contraste: me había topado con alguien peor que yo. Alguien que me hacía parecer mejor.
También podía ser -y no como algo excluyente, sino añadido a una de las causas anteriores, o a ambas- la fascinación del miedo. Esto es lo que me rondaba por la cabeza algunas noches en las que no podía dormir, al amparo de la oscuridad, en las que se me revelaba su corazón sombrío como el Éboro. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com