El paraíso reconquistado (fragmento)Halldor Laxness

El paraíso reconquistado (fragmento)

"La fuente cristalina que brota aquí, fue, primero, creada por Kirstine Piil. Y, luego, para ser por todos aprovechada, por el Conde de Reventlau fue canalizada.
Durante muchas generaciones, esta inscripción había estado grabada sobre una losa de piedra ante la fuente de Kirstine Piil, en Dinamarca, a donde brota el agua buena. Desde que Moisés golpeó la roca con su cayado, no consta, en todos los libros que conocemos, existiera otro lugar en el mundo donde brotase una fuente de agua mineral semejante. El agua que de ella surgía tenía un poder refrescante tal que desde la lengua se esparcía por todo el cuerpo. Los poetas más famosos en el mundo entero que han escrito algo de ella, dicen que es no solamente la más sana sino la más noble bebida de toda Dinamarca. Todo el que toma un sorbo de esta agua y mira al propio tiempo el sol, contempla en ese mismo instante un pedacito de la gloria. Aún más, percibe un sabor anticipado de la felicidad del nirvana que se encuentra descrito en los libros orientales. Nuestra condición de mortales no nos permite analizar sus elementos ni averiguar a qué se deben sus propiedades curativas. Lo único que puede hacer el hombre es dar gracias a la Naturaleza y al Señor por el sabor de tan refrescante bebida que brota de la roca. ¿He dicho ya que los enfermos y los lisiados se sentían maravillosamente reconfortados por esta agua? Hasta el prisionero en su calabozo encuentra descanso en ella, porque esta bebida pura da fuerzas al hombre, más que cualquier otra medicina, para soportar su destino. Por ello, a todas las personas que van a ser ejecutadas al alba se les suele dar, de noche, un poco de esta agua que fluye suavemente de la roca. Todo el que la prueba muere en Dinamarca feliz y en sosiego. Cuesta dos peniques el vaso.
Volvemos ahora al momento en que Steinar de Hlidar se despidió del rey, después de visitar su caballito: ese caballito que había alcanzado la más alta prosperidad que animal alguno nacido de yegua en Islandia. Había conseguido Steinar que los emperadores y reyes más importantes del mundo se inclinasen ante una pequeña arquilla y que todo su poder y sabiduría no hubiesen sido suficientes para abrirla. El «Por la gracia de Dios», que hacían figurar en todos sus títulos, no les había servido de nada y, además, habían perdido el poema.
Fuera de las puertas de Palacio, Steinar había dicho al estudiante:
—Tengo sed. He oído decir que no muy lejos de aquí se encuentra el mejor sitio para beber en Dinamarca. Se llama la fuente de Kirstine Piil. He decidido ir allí a beber.
El estudiante contestó que era una experiencia nueva ver a granjeros de Steinahlidar dar lecciones sobre bebidas a estudiantes de Copenhague. Confesó que él mismo nunca había oído hablar de la bebida a que se refería Steinar, a pesar de que, por lo menos durante tres siglos, los estudiantes islandeses hubiesen estado dando vueltas por aquellos contornos. Según él, esos estudiantes nunca se habían preocupado de buscar otra diversión o pasatiempo en Dinamarca, aparte del beber, y les costaba mucho trabajo aguantar que campesinos de Islandia viniesen a enseñarles dónde se podía beber mejor en Dinamarca. Ahí, en ese bosque, había magníficas tabernas, muy divertidas de visitar, y donde servían las bebidas más excelentes. Y le parecía muy oportuna la ocasión de celebrar la nueva era de la historia de Islandia. Esa nueva era en que un patán podía burlarse de emperadores y reyes, tal como sucedía en las antiguas leyendas, y conseguir que su caballo fuese cebado y elevado a un rango superior al de los consejeros de Dinamarca. Dijo que los estudiantes islandeses tendrían que beber durante mucho tiempo todavía en Dinamarca para que sucediese de nuevo alguna vez algo parecido.
Steinar dijo que le gustaría celebrar ese día bebiendo la bebida mejor y más famosa de Dinamarca. Acto seguido preguntaron el camino para llegar a ese bosquecillo a donde la fuente de Kirstine Piil brotaba de la roca, como dijimos anteriormente. Pero cuando el estudiante vio la fuente perdió todo interés por celebrar el acontecimiento. Se despidió de prisa de Steinar y desapareció. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com