Lorenzo me llamo y carbonero de Toledo (fragmento)Juan de Matos Fragoso

Lorenzo me llamo y carbonero de Toledo (fragmento)

"Hago fin con advertiros, que de hoy para siempre os pierdo pues no es justo veros mas sabiendo mi atrevimiento. Juana. Lorenzo, yo os pregunté, no ha sido la culpa vuestra, pero llamémosla nuestra, pues culpa de entrambos fuer mía, porque os agradé; vuestra, porque el ser os culpa quien sois, aunque nos disculpa una disculpa á los dos: á mí el cielo, amor á vos, que es accidente, y no culpa.
Condenar la inclinación, no es posible, pero creo, que engendra en vuestro deseo monstruos la imaginación.
Olvidad esa pasión tan vana y tan atrevida, que aunque vuestra fe rendida me solicite obligada, borran las leyes de honrada los fueros de agradecida.
Lorinz. Señora, bien me temía, que el día que se supiese mi amor, el último fuese que veros merecería, mas si por la vida mía, que va á morir la esperanza, algún ramo verde alcanza de donde se pueda asir, temblando quiero pedir de esa sentencia mudanza. Si yo intentase valer algo, señora, por mí, en partiéndome de aquí, y tal os volviese á ver, que os pudiese merecer, que tanto me esperaría vuestra noble cortesía.
Juana. Mucho agradezco esa fe, Lorenzo, pero no sé qué os responda: ay tal porfía!. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com