Karl y Ana (fragmento)Leonhard Frank

Karl y Ana (fragmento)

"Y bien Ana, no me crees?... Y yo que no conozco sino a ti en el mundo"... Sobre su sonrisa pasó la corriente cálida de la vida, todas las desgracias y todas las venturas; y la menti­ra se convirtió para él en la verdad cuando agregó: "Tú eres mi mujer".
[...]
Ana sabía que este hombre no decía la verdad y al mismo tiempo presentía en sus pala­bras un sentimiento verdadero. Con las manos cruzadas sobre el pecho estaba ahí desamparada, puesto que el extraño que estaba sentado sobre la silla, no le era absolutamente extraño. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com