Exposición Hispano-Francesa de 1908: Crónica ilustrada 1911 (fragmento)Rafael Pamplona Escudero

Exposición Hispano-Francesa de 1908: Crónica ilustrada 1911 (fragmento)

"Casi toda la Casa de Museos era Exposición de Arte Retrospectivo; las excepciones no disonaban, pues, cuando menos, eran artísticas; de ellas había una sala destinada para joyería, argentería, grabado en dulce, mármoles decorativos, talla, tapices y bordados; en el Claustro bajo, unas reproducciones artísticas y un alto relieve que no cabía en la Sección de Arte moderno; en el patio, una fuente monumental, trabajo de forja; una instalación de vidriería; otra, muy gallarda, de plomo argentífero; en la lonja del Norte la sala catalana de Arte moderno; en el vestíbulo, una araña, también de hierro forjado, de gusto medieval.
En el piso bajo había exposición de Arte Retrospectivo en cuatro salas, aunque una no llevaba número; en el piso principal había otras once numeradas, alguna de éstas casi tan larga como el edificio; había también instalaciones en el plano de arranque de la escalera, y en un muro de su caja. El mismo despacho del Canónigo Moreno, centro administrativo de esta Exposición, era una Sala de ella; servían de asientos los sillones del Cabildo de Zaragoza; había mesas artísticas, bancos de talla y guadamaciles primorosos, y cubrían las paredes tapices de la Iglesia Cesar augustana. Viendo aquella oficina hecha Museo ganaba fuerza una tesis ya antigua en punto á distribución de las cosas de Arte y de Historia.
Los Museos tienen por finalidad mostrar el Arte á la multitud; pero no lo consiguen; para amar el Arte precisa conocerlo; para ir á buscar el Arte precisa amarlo; la masa indocta no puede romper este círculo; los gobernantes no quieren romperlo; y así estamos siempre en el mismo ser, con la aspiración de enriquecer con objetos artísticos los Museos, y sin dar en cuenta de que esto no se logra sino empobreciendo de obras de Arte la vida social.
Es preciso insistir mucho en este concepto. El Arte no tiene materia propia; es forma todo él, y, como forma, necesita residir en una materia que no es el Arte mismo; la Escuela distingue aún entre Bellas Artes y Artes decorativas; pero esta distinción es vana; son decorativas todas las Bellas Artes; decorar la vida es su razón de ser. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com