Miniaturas mexicanas (fragmento)Daniel Cosío Villegas

Miniaturas mexicanas (fragmento)

"Un día fui a Celaya. Pasé en la linda ciudad de las urracas tres meses. Nada había de singular. Aún no aprendía a admirar los trajes, las canciones populares, ni el Carmen de Tres Guerras. Nada, en fin.
Algo, sin embargo, había de particular: Lolita Linda (extraña coincidencia). Entonces, las mujeres era lo único que me gustaba.
Cada vez que pasaba hacia la alameda, la veía, asomada a su ventana. Bordaba, pero no románticamente, sino con un aburrimiento sin límites. Sus manos llevaban y traían el gancho con una dificultad tan grande que podría creerse que arrastraba un peso enorme.
Tenía una prima de visita. Apenas cuatro meses llevaba en casa y ya, a lo largo de la calle, se paseaba un señorito: el más rico del lugar.
Cada vez que pasaba, la veía, asomada a su ventana.
Se habla de viajes, de las ciudades que uno conoce: Veracruz, Córdoba, Orizaba, uno. San Luis, Saltillo, Monterrey, otro. El tercero: Toluca, Acámbaro y Celaya.
-¡Ah! Celaya, -dije.
Cada vez que pasaba, la veía, asomada a su ventana. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com