Trata de blancos (fragmento)Leopoldo Cano y Masas

Trata de blancos (fragmento)

"Juez. ¿Y, si te pidiera renunciar á lo heredado sin preguntarme jamás?
Juan. ¿Te burlas de mí?
Juez. Hablo en serio.
Juan. ¿Tanto te importa el misterio?
Juez. Algo; y, á ti, mucho más.
Juan. ¡Á mí!
Juez. Renuncia á tu herencia. ¿Vacilas?
Juan. ... en responder, y debes agradecer mi silencio y mi prudencia.
Juez. ¡Miserable!
Juan. (Fuera de sí.) ¿Y cómo no, si lo mío has usurpado?
Juez. ¡Qué!... Eres digno del legado que tu madre te dejó! Nombre célebre y caudal te adjudicó... ¿Qué más quieres?
Juan. ¿Mi madre ha muerto?
Juez. Y tú eres su heredero universal. Todo te lo deja. Á ver si, al fin, tu codicia se harta.
Juan. ¿Su nombre?
Juez. (Saca una carta.) Firmó esta carta.
Juan. ¿Su hacienda?...
Juez. Está en mi poder. Ya eres rico.
Juan. (Con alegría.) ¡Luisa es mía!
Juez. (Entregándole la carta.) Mira si puede ser tuya.
Juan. ¡De mi madre! ¿Letra suya? (Va á besar el sobre.)
Juez. No la beses todavía.
Juan. ¡Qué!
Juez. Escucha. De esa mujer ni esposo ni amante he sido. Mi piedad te dio apellido; pero no anima tu ser sangre de mi corazón.
Juan. (Aterrado.) ¿Quién fue mi padre?
Juez. Yo, el juez de una aventurera; y, tu cuna, una prisión. Te doy la herencia y la ruina, la deshonra en la fortuna. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com