La armada invencible (fragmento)Cesáreo Fernández Duro

La armada invencible (fragmento)

"Las naves que ahí se hallaren, ordenaréis á vuestra partida que queden á cargo de Diego Flores, pues no hay otro general de escuadra, y lo mismo las que más fueren llegando entre tanto que llega Juan Martínez de Recalde, á quien podréis dejar orden que viniendo tenga cuenta con todas ellas, y á Oquendo le enviaréis para que la tenga con las de San Sebastián y el Pasaje, encargándoles en todas partes á los unos y los otros que tengan gran vigilancia con velar y mirar mucho por la seguridad de las naos y en particular de algún incendio, y que anden con tanto cuidado que no pueda suceder ni por fuerza ni por engaño, y hasta que vaya otra orden mía, procuren que no les falte gente ninguna del Armada.
La gente de guerra toda ye l cuidado de conservarla sin que se deshaga ni ausente nadie hasta que yo ordene otra cosa, podréis dejar encomendado á cualquiera de los maestros de campo que hubieren después aportado, y no habiendo llegado ninguno, al capitán de quien más satisfacción tuviéredes y que por experiencia y partes juzgáredes que ha de dar mejor cuenta de lo que se encarga, y dejaréis ordenado que en cualquier tiempo que llegue D. Alonso de Leyva, estén á su orden todos los soldados, y sus oficiales, capitanes y maestres de campo.
Para conservar la infantería si se sufre sin que peligre la salud tenerla embarcada, esto sería lo más seguro como parece que apuntáis; pero si no se pudiese y conviniese que salga á refrescarse un poco en tierra, después de tan larga y trabajosa navegación, ordenaréis, concertándolo con las justicias, que se reparta y aloje muy cerca de la marina, mientras yo envíe otra orden, que será con mucha brevedad, y que allí se tomen los pasos y salidas de los caminos con centinelas ordinarias y cuerpos de guardia repartidos á cargo de personas de cuenta que lo tomen tan á pechos que no se les pueda ir nadie, avisándoles que á ellos se les pedirá del que se fuere, lo cual dejaréis muy encargado á quien quedare por cabeza. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com