Filosofía de la praxis (fragmento)Adolfo Sánchez Vázquez

Filosofía de la praxis (fragmento)

"¿Qué es, entonces, la naturaleza al margen del hombre, fuera de su relación con él?
"La naturaleza, considerada abstractamente, de por sí, separada del hombre, es nada para éste."
¿Cómo interpretar este pasaje de Marx? ¿Se trata de una nueva versión idealista del "no hay objeto sin sujeto"? ¿Estamos ante una nueva forma de idealismo: el "idealismo de la praxis"?
El hombre solamente existe en la relación práctica con la naturaleza. En cuanto que ésta -y no puede dejar de estar- en esa relación activa, productiva, con ella, la naturaleza se le ofrece como objeto o materia de su actividad, o como resultado de ésta, es decir, como naturaleza humanizada.
Puesto que la naturaleza sólo se presenta en unidad indisoluble con su actividad, considerarla por sí, al margen del hombre, es considerarla abstractamente. La naturaleza es entonces la naturaleza sin su huella; vale decir, es el hueco de lo humano, o la presencia de un mundo no humanizado. Sólo se da esa naturaleza en sí, porque falta lo humano. Ahora bien, únicamente puede darse esto en una relación exterior, abstracta, ya que el hombre, como ser activo, práctico, sólo existe para él en cuanto que deja de ser pura naturaleza, en la medida en que la transforma y humaniza con su trabajo. Fuera de esta relación, la naturaleza es nada para él. Nada, puesto que para él hombre en cuanto tal, sólo existe como objeto de su acción o como producto de su actividad. Al margen de toda relación con el hombre, la naturaleza es lo inmediato, lo mediado por el hombre, la realidad no integrada en su mundo mediante su actividad. Al margen de toda relación con el hombre, la naturaleza es lo inmediato, lo mediado por el hombre, la realidad no integrada en su mundo mediante su actividad. Con este carácter de inmediatez, Marx admite su existencia, e incluso su prioridad. Pero para él, la naturaleza real es la que es objeto o producto de su actividad, de su trabajo. "La naturaleza tal como se forma en la historia humana -acta de nacimiento de la sociedad humana- es la real del hombre; por donde la naturaleza, al ser formada por la industria, aunque sea en forma enajenada, es la verdadera naturaleza antropológica." La naturaleza no formada, no tocada por el hombre, es para él nada. Pero esta nada que es la naturaleza pura originaria, sólo es tal mientras el hombre no la integra en su mundo. Lo que ayer era nada para él (nada para el hombre) acaba por cobrar un sentido humano. A partir de este sentido humano, se revela su prioridad ontológica, pero la naturaleza que el hombre conoce es ya no una naturaleza en sí, pura, originaria, sino integrada en su mundo mediante la práctica, como la naturaleza ya humanizada, es decir, como producto de su trabajo, o en vías de humanización, como objeto de su acción. El conocimiento que el hombre tiene de esta naturaleza es, por tanto, un conocimiento antropológico. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com