El mundo o el tratado de la luz (fragmento)René Descartes

El mundo o el tratado de la luz (fragmento)

"Pero también es verdad que esta igualdad no pudo ser del todo perfecta. En primer lugar, porque no existe el vacío en este nuevo mundo, con lo cual es imposible que las partes de la materia se movieran en línea recta: siendo aproximadamente todas iguales y pudiendo ser desviadas tanto unas como otras, debieron coincidir simultáneamente en determinados movimientos circulares. Y, dado que suponemos que de entrada Dios las movió diversamente, no debemos pensar que coincidieran girando alrededor de un solo centro, sino alrededor de varios distintos, que podemos imaginar situados diversamente los unos en relación a los otros.
De lo que se sigue que las partes de la materia debieron estar naturalmente menos agitadas, o ser menores, o ambas cosas, en los lugares más cercanos a los centros que en los más alejados, pues teniendo inclinación a continuar su movimiento en línea recta, es claro que las más fuertes -es decir, las mayores entre las que estaban igualmente agitadas y las más agitadas entre las que eran de igual tamaño- debieron describir los círculos mayores y más cercanos a la línea recta. Y, por lo que respecta a la materia contenida entre tres o más de estos círculos, al principio pudo encontrarse mucho menos dividida y agitada que el resto. Es más, desde el momento que suponemos que Dios puso al comienzo todo tipo de desigualdades entre las partes de esta materia, debemos pensar que debía haber entonces todos los tipos de tamaños y figuras, y dispuestos a moverse o no de cualquier manera y en cualquier sentido. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com