Historia del reinado de Sancho IV de Castilla (fragmento)Mercedes Gaibrois

Historia del reinado de Sancho IV de Castilla (fragmento)

"Si los hijos de Blanca de Francia morían sin hijos, pasarían sus estados, con carácter vitalicio, a su madre, y muerta ésta volverían a Castilla. Ahora que si era Sancho IV quien no dejaba herederos legítimos, le sucederían en el trono los de la Cerda o sus descendientes. Como garantía de todo esto, don Sancho debía darles instrumentos públicos con otorgamiento de su hermano don Juan, sus hermanas, los prelados, los nobles y los representantes de las villas y ciudades.
Por último, como prueba de absoluta reconciliación, don Alfonso de la Cerda se casaría con la infanta doña Isabel, primogénita de Sancho IV.
Los de la Cerda, a su vez, debían renunciar formalmente a sus derechos sobre la corona castellana, e inmediatamente después de salir de su prisión hacer juramento de respetar con fidelidad las cláusulas del tratado.
Felipe el Hermoso se comprometía a entregar a don Sancho los títulos que pudieran esgrimir los mencionados infantes para hacer valer sus derechos, obligándose además a socorrerle con doscientos jinetes durante diez años, si era atacado injustamente por sus sobrinos.
En cuanto a doña Blanca, se consignó que fuera restituida de sus bienes y viudedad en el término de cuatro años, quedándole vedado cualquier acto hostil contra su cuñado Sancho.
Otro aspecto del tratado fue el referente a Aragón; tácitamente se declaraba la hostilidad de don Sancho hacia Alfonso III. A cambio de la tranquilidad que el francés ofrecía respecto a los de la Cerda, Sancho debía ayudarle contra el sucesor de Pedro III, a quien llamaban escuetamente don Alfonso de Aragón.
Sancho IV auxiliaría al rey Felipe con mil jinetes durante tres meses cada año, mientras continuase la guerra con Aragón, y permitiría a las tropas francesas el paso por tierras de Castilla con autorización para surtirse de vituallas y caballerías; si Sancho era atacado aisladamente por Alfonso III, sería entonces Felipe quien mandaría el socorro de mil jinetes. Sancho prohibiría a sus súbditos auxiliar al aragonés, y Felipe no recibiría en sus dominios ningún enemigo de su aliado; además, se ofrecía el rey de Francia a procurar del Papa la dispensa del matrimonio de Sancho con María de Molina. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com