Leones y castillos (fragmento)Faustino Menéndez Pidal

Leones y castillos (fragmento)

"Los emblemas heráldicos aparecen en todo el occidente europeo sin diferencias cronológicas significativas. Pero su desarrollo estuvo sujeto en los distintos países a diversos condicionamientos sociales, culturales y artísticos que dieron como consecuencia diferentes tipos y usos y ritmos de evolución. De este modo se distinguen un área llamada de la heráldica clásica: los países situados entre los ríos Loira y Rin, con la parte sur de Inglaterra, en la que alcanzaron un desarrollo más rápido, más intenso y perfeccionado. A su alrededor, otra franja de territorios dentro de la cual, en este momento inicial -segundo tercio del siglo XII- los reinos cristianos peninsulares y Languedoc formaban una unidad cultural, bajo la protección del emperador leonés Alfonso VII. Para analizar cómo se forma el conjunto heráldico es generalmente aceptado el esquema o modelo que esbozó Galbreath en 1942. Explica las armerías como el resultado de un complejo proceso de fusión de varios grupos emblemáticos. Esta variedad se articula en tres planos: semiótico (hay emblemas con significado territorial, otros familiar, otros personal), de las formas de uso o soporte (en la enseña, en el escudo, en el sello...) y tipológico (piezas geométricas, león y águila, carbunclo con campo coloreado, muebles...). En este proceso de fusión cada grupo emblemático aporta al conjunto ciertos caracteres. En el orden tipológico, el menos imperfectamente conocido, las piezas aportan el valor significante de los esmaltes, generalmente en parejas; el carbunclo, las particiones del escudo, etc. La diferente vinculación territorial, familiar y personal de los emblemas tuvo cierta correlación con las formas de uso. Es tema complejo y mal conocido cuyo estudio se realiza a través de las transmisiones del emblema. Conviene poner de relieve que el conjunto heráldico ibero-occitánico, como podemos llamar al que se utilizó aquí en el primer período, no tiene un carácter apendicular ni marginal respecto de la heráldica clásica, pero sí es diferente. Esta diferencia se puede resumir en una mayor lentitud en el proceso de fusión. Como veremos, sobreviven tenazmente restos de la variedad inicial: las señales familiares. En consecuencia, no se considera como en el área clásica al escudo como unidad indivisible y la vinculación familiar de los emblemas importa más que la personal, por lo que son raras las brisuras. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com