Vivimos inmersos sin sentir el paísOsip Mandelstam

Vivimos inmersos sin sentir el país

"Vivimos inmersos sin sentir el país, 
Nuestras palabras se esfuman a diez pasos, 
Donde sólo basta un charlatán a medias 
Recordarán al montañés del Kremlin. 
Sus gruesos dedos son grasos, cual gusanos,
Y sus palabras, pesadas, son ciertas, 
Las cucarachas se mofan de sus ojos
Con sus tentáculos resplandecientes. 
Lo rodea una chusma de jefes catrines, 
Juega y se sirve de gente mediocre. 
Quién silba, quién maúlla, quién gimotea,
Sólo él puede golpear y empujar, 
Como un capataz da una orden tras otra
Ya sea en la ingle, en la frente,
en las cejas, en los ojos.
Él puede matar y a la vez ser dulce,
Es un georgiano de gran corazón. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com