El amor constante (fragmento)Guillén de Castro

El amor constante (fragmento)

"Celauro. Y yo, hermano, aunque ofendido,
sé conservar tu corona.
Arrodíllase.
Permítelo el cielo santo,
porque en tan buena ocasión
ese duro corazón
se enternezca con mi llanto.
No quiero darte disculpa,
que no hará mi causa buena
pedir perdón de la pena
y estar negando la culpa.
Digo que soy un abismo,
que es la disculpa mayor;
aunque los yerros de amor
los disculpa el amor mismo.
Y si, a mi yerro pasado,
no hay disculpa que le cuadre,
basta ver que de tu padre
soy un hijo desdichado;
y, que así, a pedir vengo
de sus manos generosas
perdón, que por estas cosas
le merezco, si le tengo.
Y, cuando mi gusto apruebes,
dame a Nísida querida,
que es mi vida, por la vida
que, como has visto, me debes.
Y si no ofrece perdones
tu pecho, de endurecido,
por no haberte enternecido
lágrimas y obligaciones,
toma y viértase a porfía
esta sangre que deseas,
y verás, cuando la veas,
que es tan tuya como mía.
Y dirán que el pecho fuerte
de un tirano fratricida
porque le he dado la vida,
me ha pagado con la muerte.
Rey. Bien pudiera perdonarte,
pues tu parecer apruebo,
mas confieso que te debo,
y que no puedo pagarte,
pues de tu ofensa maldita,
ese proceder honrado,
la obligación me ha quitado
y la rabia no me quita.
Ya sé que si se derrama
tu sangre por ti en mi mengua,
nadie negará la lengua
a la boca de la fama.
Pero aunque infame me llame
el mundo por no guardalla,
a trueco de derramalla,
tomaré el nombre de infame. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com