Lamia (fragmento)John Keats

Lamia (fragmento)

"Luego le reprochó que sus ojos no hubieran
fijado su atención tanto tiempo en el rostro
de ella en Corinto, donde vivía semioculta
y donde había pasado unos días tan felices
como puede comprar el oro sin amor,
pero, al cabo, felices hasta el día en que lo vio.

Fue en el templo de Venus; allí estaba:
pensativo, apoyado contra una columna
del pórtico, entre cestos rebosantes de hierbas
y de flores de amor recién cortadas
(porque era la víspera de la fiesta de Adonis).

Después, no volvió a verlo. Y, cuando estuvo sola,
rompió a llorar: ¿por qué tenía que adorarlo?
Licio había trocado la muerte por el gozo,
viéndola todavía a su lado y oyéndola
cantar una canción tan dulce y susurrar
su ciencia de mujer; y con cada palabra
que musitaba ella él se sentía sumido
en la dicha más pura y el placer más intenso.

Pueden decir los locos poetas lo que quieran
de los encantos de hadas, de peris[7] y de diosas,
moradoras de grutas, de lagos y cascadas,
que no hay mayor delicia que una mujer real,
venga de la semilla del viejo Adán o surja
de las piedras de Pirra[8]. Así la gentil Lamia
juzgó, y juzgó con tino, que Licio no podría
amarla siendo presa del terror, de manera
que dejó de ser diosa y se ganó su afecto
siendo solo mujer, sin inspirar más miedo
que el que se desprendía de su propia belleza. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com