Sobre el amor (fragmento)Carl Jung

Sobre el amor (fragmento)

"Ningún hombre es hasta tal punto masculino como para no albergar también algo de femenino. Antes bien, el hecho es que justamente los hombres muy viriles poseen (aunque de forma muy encubierta y escondida) una vida anímica muy delicada (denominada con frecuencia e injustamente «femenina»). Es una virtud que el hombre mantenga reprimidos en la medida de lo posible los rasgos femeninos, al igual que a la mujer no le sentaba bien, por lo menos hasta ahora, ser un marimacho. La represión de rasgos e inclinaciones femeninas conduce naturalmente a un abarrotamiento de estas exigencias en lo inconsciente. La imago de la mujer (el alma) se convierte igualmente en el receptáculo de estas exigencias, por lo que el hombre, en su elección amorosa, cede con frecuencia ante la tentación de conquistar aquella mujer que mejor se corresponda con el tipo especial de su propia feminidad inconsciente, una mujer, por tanto, que pueda recibir sin reparo la proyección de su alma. Aunque a menudo tal elección se considera y percibe como un caso ideal, también puede ser que de esta forma el hombre se case a todas luces con su debilidad peor. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com