Oír uno de esos clásicosRolf Dieter Brinkmann

Oír uno de esos clásicos

"Tangos encanallados en Colonia, a fines de
agosto, cuando el verano tiene ya

un dedo de polvo, poco después del cierre
de los comercios, un tango que llega desde
la puerta abierta

de una taberna que ha puesto
un griego, oírlo es casi

un milagro: por un instante una
sorpresa, por un instante

un suspiro de alivio, por un momento
una tregua en esta calle

que nadie ama y que
atosiga cuando se pasa por ella. He

escrito todo esto rápidamente, antes
de que el instante vuelva

a esfumarse en la maldita
despoblación brumosa de Colonia. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com