Las almas perdidas (fragmento)Charles Géniaux

Las almas perdidas (fragmento)

"Maestro de cabotaje y segundo capitán a bordo del buque carbonero de tres mástiles conocido como "Rosa Mística", Julien Buanic era un joven de unos veinticinco años, de constitución delgada y que acostumbraba a reclinarse de cuclillas. Su cuello era esbelto, pequeña la cabeza, suave la expresión de la mirada y en forma de virutas su caballo. Al enojarse, solía enarcar marcadamente las cejas y sus ojos mostraban una inocente expresión difícil de olvidar.
Su hermano Jean le contemplaba desde una desgastada y nívea pieza, pero la fisonomía de éste era más yerta, algo así como una lasitud concatenada de naturaleza linfática. La fraternal pareja contrastaba con los cientos de pescadores de sardinas y langostas que se encontraban a su alrededor. De hecho su sangre era distinta: Job y Maharit Buanic, fabricantes de zuecos, habían llegado desde las Montañas Negras para practicar su oficio en torno a una musculosa población marítima de carácter violento, ruidoso y alegre. Era lógico que la impronta de la delicadeza natural de Jean y Julien Buanic despertara el amor de las autóctonas Nonna y Anne Lanvern, las mujeres más elegantes de Ploudaniou. Muchas lágrimas habían vertido a causa del naufragio de la "Rosa Mística"; de modo que resultaba casi imposible explicar el milagro del retorno de los mismos y el propio Gurval Lanvern ordenó a la dotación que detallaran la pérdida del navío sin ocultar las causas de tal desastre. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com