La rosa de Bratislava (fragmento)Émile Henriot

La rosa de Bratislava (fragmento)

"Me encanta el porte natural de esta gente. De repente me siento atraído por las pequeñas danzas eslavas, capaces de suscitar lágrimas y de despertar la ira. Me quedé mirándola y ella me reconoció como al caballero que la había visto llorar en el pasillo. Me sonrió y le hice señas para que se acercara a mi mesa, y ella acudió. Le hice un cumplido en francés sobre su elegancia en el baile. Ella se encogió de hombros y enarcó las cejas, como si dijera: "Lamento no entender absolutamente nada". Supuse que la mujer carecía sin duda del don de las lenguas. Tampoco me entendía en inglés, idioma que no hablaba en demasía. Traté de hacerme entender en alemán, idioma que conocía por mis viajes.
-Sprecen sie deutsch?
Súbitamente un gesto de felicidad se dibujó en su rostro.
-Gewiss!. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com