El peso de una vida (fragmento)Bruno Bettelheim

El peso de una vida (fragmento)

"Tampoco me preocupaba el daño que la ciudad pudiera hacerme -y no cabe duda de que entonces, y más tarde, existían riesgos y desventajas en Viena, al igual que en cualquier otro entorno-, como tampoco se preocupan los niños por el daño que la vida familiar puede causarles, por magnífica que sea.
El cuento que mi madre me contó, y otro que me explicó mi padre, formaban parte importante de la historia oral de mi familia. Estoy seguro de que me causaron una impresión tan profunda a tan temprana edad porque contenían muchos elementos de otra tradición literaria que me resultaba muy familiar: la de los cuentos de hadas. Los elementos tradicionales de los cuentos de hadas eran la malvada madrastra que, para favorecer a sus propios hijos, echaba a los hijos del anterior matrimonio de su esposo, un padre débil que no podía hacer frente a su segunda esposa ni proteger al hijo de la primera, y un muchacho atormentado por su madrastra y más tarde expulsado de su hogar a una pronta edad, obligado a buscarse la vida en un mundo extraño, desconocido y peligroso. Entonces este muchacho superaba grandes penalidades y gracias a su coraje y determinación tenía gran éxito en la vida.
Esa era la verdadera experiencia vital de mis dos abuelos. En cuanto a mí como niño, no fueron estas historias auténticas las que infundieron veracidad a los muchos cuentos de hadas que sabía, sino los cuentos de hadas los que me convencieron de la autenticidad de las historias de mis abuelos. Aunque la historia de la vida de mi abuelo paterno era en muchos aspectos más extraordinaria que la de mi abuelo materno, de niño me impresionaba más la de este último porque el primero murió antes de que yo naciera y nunca lo llegué a conocer. Así que empecemos por la historia de mi abuelo materno, a quien conocí muy bien. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com