Satán en Goray (fragmento)Isaac Bashevis Singer

Satán en Goray (fragmento)

"Poco antes de la fiesta de Purim llegó a Goray un emisario con sorprendentes y desconcertantes noticia.
Según relató, después de haber sido ya revelado Sabbatai Zevi, con ayuda de Dios, como el Mesías, había partido para Estambul a reclamar la corona al sultán, que dominaba la tierra de Israel. Sabbatai Zevi no hubiera vencido a través de sus huestes, sino merced al poder de los señores y profetas que habitaban al otro lado del río Sambatión y que le acompañaban cabalgando a lomos de elefantes, leopardos e hipopótamos. Sabbatai Zevi mismo (alabado fuera su nombre) marchaba ante ellos sobre un león salvaje, vestido de púrpura y oro y adornado con abundancia de piedras preciosas que titilaban en la oscuridad. Un fajín de perlas le ceñía los riñones. Su mano derecha empuñaba un cetro, y era fragante como el jardín del Edén. El mar se separaba ante él como en los viejos días del maestro Moisés (con quien fuere la paz) y él y los que le acompañaban pisaban tierra seca en medio de las aguas. Una columna de fuego andaba ante él señalando el camino y volaban a su espalda los ángeles cantando himnos en su honor. Al principio los reyes y príncipes de la tierra habían despachado huestes de gigantes con espadas desnudas contra Sabbatai Zevi, con el encargo de hacerle prisionero; pero cayó del cielo un torrente de grandes piedras, tal como se prometiera para el día de Gog y Magog y todos los gigantes perecieron. El mundo quedó atónito. Las gentes de Judea gozaban ahora de alta reputación. Príncipes y reyes acudían a honrarles y se postraban ante ellas. Tierras y cielos se regocijarían el día en que Sabbatai Zevi llegase a Estambul. Con toda certeza los judíos celebrarían la Fiesta de las Semanas en la tierra de Israel. El santo templo sería restaurado, las tablas de Ley volverían al arca sacra y un sumo sacerdote entraría en el Sancta Sanctorum. Sabbatai Zevi, el redentor, reinaría en todo el mundo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com