Madera de boj (fragmento)Camilo José Cela

Madera de boj (fragmento)

"En la aldea de Figueroa, que viene a quedar a la altura de la punta Matamao y medio encaramada a los primeros estribos del monte Pedrouso, vive Damiana Buiturón Domínguez, la mujer que cura el calleiro caído lavando el vientre del enfermo con una infusión de macela en leche de vaca del país y sobándolo después con sebo de carnero, home bravo, muller mansa, manta de fieito, manta mollada, levántame o calleiro como Dios manda, un padrenuestro e unha avemaría por intercesión da Virxe María, amén, esto tiene que repetirse tres días empezando un miércoles y fuera de la menstruación, para curar el cáncer hay que poner sobre la Haga las cenizas de la cabeza de un perro rabioso maceradas durante nueve días en vinagre con unas hojas de barba cabruna, en el coído de la punta Bolal algo al sur de la punta Laxial y antes de la punta Parede, por aquí todo son puntas y entrantes y salientes, se hundió el carguero griego Annubis que transportaba pacas de algodón, los tripulantes pudieron salvarse aunque se pasaron la noche al raso y ateridos de frío, hay que evitar que la desgracia llegue a convertirse en una mala costumbre, la Vía Láctea llena el cielo de balizas auxiliadoras que no siempre queremos ver, hacia Monte Gordo y más abajo de la punta de As Negras se hundió el mercante inglés Rivera con carga de frutas y vino y fardos de pieles, no hubo muertos, también por aquí se hundió desorientado por la niebla el carbonero inglés Richard Robert, también sin muertos, casi llegando al pedregal de Cusiñadoiro o punta de la Vela naufragaron el portugués Ilia Madeira cargado de hierro, el vapor maltés Tierra Santa que transportaba peregrinos daneses, y el velero de Villagarcía de Arosa Ocho Hermanos, los tres sin muertos, los peregrinos daneses estuvieron muchas horas en unas balsas pero acabaron salvándose, el vapor alemán Madeleigne Reig pasó por ojo y partió por la mitad al patache villagarciano veinte años antes de aproar el Farelo y hundirse él también, parece una venganza, Maruxa la de Queiroso tiene un mochuelo en la lareira, duerme en un caldero de cobre colgado de una viga y se alimenta de aceite, higos y maíz, a veces caza algún ratón, algún lagarto o algún pájaro y se los come, por aquí también llaman moucho al santiaguiño o escachanoses, un marisco que sale a pasear por las rocas y se deja coger con la mano, los dos hijos de Maruxa la de Queiroso Bentiño y Nicolás, murieron en el hundimiento del patache Ruadeiro en el cabezo de la Percebeira, iban de Vigo a Gijón con un cargamento de briquetas, Maruxa la de Queiroso se quedó sin poder enterrar a sus hijos porque sus cadáveres no aparecieron, envueltos en viento y en niebla se los llevó la mar para siempre, Bentiño había sido siempre muy putero, Nicolás no tanto, Nicolás se daba más al sentimiento y a la ventolera, al sur de la playa de Nemiña y lamiendo la punta de la Barra desemboca el río del Castro que pasa por la aldea de Lires y no se sabe bien de dónde viene, en Lires nació el famoso aventurero Crispinián Anobres, alias Cacharulo, que llegó a ser el rey de la noche de Rio de Janeiro antes que Chico Recarei, que es amigo de Moncho Vilas y mío, Crispinián ganó mucho dinero con la trata de blancas, tenía varios locales de alterne y una red de distribución bien organizada, sus mulatas eran altas y muy esbeltas y él se paseaba en un rolls-royce dorado. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com