El falso Quijote y Fray Cristóbal de Fonseca (fragmento)Narciso Alonso Cortés

El falso Quijote y Fray Cristóbal de Fonseca (fragmento)

"Cervantes, a no dudar, llegó a saber quién era su émulo. Es natural que en un principio, cuando le sorprendió la noticia del Quijote fraudulento mientras escribía la segunda parte del suyo, ignorase aún quién se ocultaba bajo el seudónimo de Alonso Fernández de Avellaneda, y así le aludiera con vagas referencias. Pudo parecerle de primera impresión que se trataba de un aragonés, porque "tal vez escribe sin artículos"; pero bien pronto se enteraría de su nombre y condición, y ya nunca volvió a referirse a su patria, eso que siguió aludiéndole con no poca frecuencia. Por lo demás, varios de los eruditos autores que han escrito sobre este asunto, han demostrado que no existe motivo alguno para suponer aragonés al Fernández de Avellaneda.
Al escribir el prólogo de su segunda parte. Cervantes ya debía saber a punto fijo quién era su rival, pues da por cierto que "encubría su nombre" y "fingía su patria", y, viendo que no se las había con un cualquiera, dice que "la aflicción que debe de tener este señor sin duda es grande" ¿Por qué no reveló su nombre? Porque, a mas de ser innecesario, había de tener en cuenta que se trataba de un ministro del Señor. Y acaso por algo más. El arzobispo don Bernardo Sandoval y Rojas, gran protector de Cervantes, tenía en singular estima a Fray Cristóbal de Fonseca. ¿Cómo había de meterse con él, si quizá estaba arrepentido de haberlo hecho una vez, y aun acaso había recibido de su mecenas alguna bondadosa advertencia? "



El Poder de la Palabra
epdlp.com