Vida de artista (fragmento)Enrico Sacchetti

Vida de artista (fragmento)

"Durante los muchos años que permanecimos juntos nunca supe su edad exacta y jamás se la pregunté. En el momento de su muerte yo sabía que tenía cincuenta y ocho años y aquélla tuvo lugar justo como siempre había imaginado: de súbito, entre la sorpresa y la cólera. Era mi mejor amigo y gran parte de mi juventud se entremezcla con la suya.
[...]
Cada vez que comenzaba una obra maestra, me llamaba y me interpelaba: "Ven aquí, Sacchetti y contempla qué belleza". Siempre se mostró enamorado de su propia obra. Yo contestaba: "Me gusta". Me suponía un enorme esfuerzo admitir que una de sus obras no me satisficiera, en cuyo caso él se reía de buena gana, continuaba admirando su trabajo, acariciándolo cariñosamente con su mirada paternal y arrastrando las palabras me despedía: "Ya verás qué maravilla".
Nos sentíamos felices. Sentía la dicha de tener un amigo que nunca hablaba de sí mismo. Su pensamiento era siempre el preludio de una acción, no se perdía en lo errabundo. Me complacía desconocer los secretos de mi amigo y el hecho de comprender cuando es difícil comprender. No ceder a la tendencia innata del hombre a tratar de desvelar los secretos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com