La acumulación del capital (fragmento)Rosa Luxemburgo

La acumulación del capital (fragmento)

"La reproducción ampliada no es una invención del capital. Más bien constituye de antiguo la regla en toda formación social histórica en que se manifiesta un progreso económico y cultural. La reproducción simple (la simple repetición invariable y constante del proceso productivo) es ciertamente posible y puede observarse durante largos períodos de la evolución social. Así, por ejemplo, en las comunidades agrarias primitivas en que se equilibra el crecimiento de población no por un aumento gradual de la producción, sino por emigración periódica de las generaciones nuevas y por el emplazamiento de nuevas comunidades filiales igualmente reducidas que se bastan a sí mismas. Igualmente, en India o China los antiguos talleres de artesanos ofrecen el ejemplo de una repetición tradicional del proceso productivo adoptando la misma forma y amplitud a través de las generaciones. Pero en todos estos casos la reproducción simple es un índice del estancamiento económico y cultural predominante. Todos los progresos decisivos del proceso de trabajo y los monumentos de civilizaciones fenecidas, como las grandes obras hidráulicas del Oriente, las pirámides egipcias, las calzadas militares romanas, las artes y ciencias griegas, el desarrollo de los oficios y las ciudades en la Edad Media, hubieran sido imposibles sin una reproducción ampliada, pues sólo el aumento gradual de la producción más allá de las necesidades inmediatas, y el crecimiento constante de la población y sus necesidades, crean la base económica que es prerrequisito indispensable a todo progreso cultural. Particularmente el cambio, y con él la aparición de la sociedad escindida en clases y sus progresos históricos, hasta la aparición del sistema capitalista, serían inconcebibles sin reproducción ampliada. Pero en la sociedad capitalista se añaden a la reproducción ampliada algunos caracteres nuevos. En primer término se convierte ésta, como ya se ha indicado, en exigencia ineludible para el capitalista individual. La reproducción simple, e incluso el retroceso en la reproducción, no quedan excluidos ciertamente del sistema de producción capitalista, antes bien, constituyen momentos en toda crisis, tras las tensiones igualmente periódicas de la reproducción ampliada en la coyuntura máxima. Pero el movimiento general de la reproducción (por encima de las oscilaciones y alternativas cíclicas) va en la dirección de una ampliación incesante. Para el capitalista individual la imposibilidad de marchar a compás de este movimiento general, significa la eliminación de la lucha por la concurrencia, la bancarrota. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com