El Filósofo y la Teología (fragmento)Étienne Gilson

El Filósofo y la Teología (fragmento)

"Juzgándolo desde el exterior, desde donde tan mal se ven estas cosas, no parece que la educación religiosa de Bergson haya sido llevada muy lejos. Sus correligionarios le han reprochado a veces amargamente el conocer mal su propia religión. Admitamos que tal educación haya sido sumaria y de poca duración. Hay que estar muy seguro de sí para juzgar el efecto que una enseñanza cualquiera, 'doblada por la influencia que siempre ejerce, poco o mucho, el medio en que crece el niño, puede haber producido sobre un espíritu como el suyo. Yo iré más lejos, porque dudo que esta influencia haya sido nula, pero hay que reconocer que, por todo su hábito de pensamiento, Bergson se presenta como un puro producto de la enseñanza universitaria francesa, parisina y normalista, que recibió durante lo s' años decisivos de su formación intelectual. Digo intencionadamente “normalista”, pues no veo otra escuela en el mundo que pueda producir un alumno capaz de procurarse una edición escolar de trozos escogidos de Lucrecio, iniciarse por sí solo en todo lo que le importaba asimilar de la ciencia de -su tiempo, dar a sus contemporáneos una obra filosófica cuyo alcance fue entonces mundial, y a Francia el modelo de una lengua filosófica sin rival. Jóvenes emborrona-papeles se divierten hoy diciendo que Bergson escribía mal, pero es que la perfección de un estilo filosófico consiste en rendir la máxima utilidad al pensamiento; para juzgar sobre esto, hay que ser uno mismo un poco filósofo. Como quiera que sea, lo importante es observar que, francés hasta la médula, Bergson estaba entonces impregnado de ese respeto hacia el saber científico tan extendido y tan profundo en Francia en la segunda mitad del siglo XIX. Sus adversarios serán siempre Spencer y Taine, pero antes de combatirlos, tuvo que librarse de su influencia. Bergson guardaría durante toda su vida, fuera de todo cientifismo, el gusto por el conocimiento fundado en la observación de los hechos, experimentalmente verificable y prolongando al menos la línea de la experiencia cuando el control experimental no era posible. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com