El árbol venenoso: cuento hindú sobre la vida bengalí (fragmento)Bankim Chandra Chatterji

El árbol venenoso: cuento hindú sobre la vida bengalí (fragmento)

"Kamal, frunciendo el ceño, dijo: "Escucha este canto, si te agrada, hermana. Ahora he de marcharme. Ella se marchó y Surja Mukhi también la dejó con la semblanza del disgusto en su faz. Del resto de las féminas, aquéllas que disfrutaban del canto se quedaron, dejando la estancia las otras; Kunda Nandini permaneció. No lograba comprender el oculto significado que envolvía el canto. Apenas las escuchaba. Sus pensamientos estaban ausentes y así permaneció en su asiento. Haridasi no cantó ya más, pero habló de diversos temas triviales. Al ver que no cantaría más, todas se marcharon excepto Kunda Nandini, cuyos pies parecían incapaces del más mínimo movimiento. Al hallarse sola con Kunda, la devota de Vishnú habló largamente con ella. Kunda escuchó algo de su conversación, pero no todo.
Surja Mukhi contempló todo esto desde la distancia, y cuando observó señales de que ambas se hallaban en profunda conversación, llamó a Kamal y se las señaló.
Kamal inquirió: -¿Qué sucede? Ellas están sólo conversando. Ella es una mujer, no un hombre.-
-¿Quién sabe? arguyó Surja. Yo creo que es un hombre disfrazado; pero pronto podré demostrarlo. ¡Qué malévola debe ser Kunda!
-Espera un momento, prosiguió Kamal. Cogeré una rama babla y ella sentirá sus arduas espinas.
Acabado de decir esto, Kamal fue en busca de una rama. En ese intervalo pudo ver a Satish, que se había apropiado de un bermellón de su tía y que se hallaba sentada. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com