Historia eclesiástica del pueblo inglés (fragmento)San Beda el Venerable

Historia eclesiástica del pueblo inglés (fragmento)

"Cuando cesó el tormento de la persecución, los fieles cristianos, que durante la época de peligro, se habían ocultado en bosques y desiertos, y también en recónditas cuevas, hicieron nuevamente acto de presencia en público, reconstruyeron las iglesias que habían sido asoladas; fundaron, alzaron y concluyeron los templos consagrados a los santos mártires y, por así decirlo, exhibieron sus conquistas por doquier; celebraron sus fiestas y ceremonias rituales con sus corazones y bocas inmaculados. Esta paz se perpetuó en las iglesias de Bretaña hasta que el mundo entero, infectado también como la propia isla, logró distanciarse de la locura arriana, la cual había corrompido el resto del orbe con el veneno de sus flechas; cuando la plaga se propaló a través del mar, el veneno de la herejía se enseñoreó de la isla, que anhelaba algo novedoso y era incapaz de perseverar con firmeza en lo justo.
En esa época, Constancio, el cual, mientras Diocleciano aún vivía, gobernaba la Galia e Hispania, hombre de extraordinaria humildad y cortesía, halló la muerte en Bretaña, quedando su hijo Constantino, nacido de su unión con la concubina Elena, como emperador de la Galia. Eutropio escribió que Constantino, al ser designado emperador de Bretaña, sucedió a su padre en la soberanía de la misma. En su momento la herejía arriana, a pesar de ser detectada y condenada en el Concilio de Nicea, causó una profunda convulsión, lacerando no sólo a las iglesias del continente sino también extendiendo la pestilencia de su fatal doctrina a la isla. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com