La maestra Annuzza (fragmento)Elvira Mancuso

La maestra Annuzza (fragmento)

"Cuando se supo en Pietraperzia que Pasquale el Cansabueyes era novio de Annuzza la de la tía Calogera alias Comerremiendos se desató un corro de murmuraciones.
—Un joven tan bien parecido —suspiraban las mozas, despechadas al verse postergadas por aquella niña, según ellas, seca y negra como un tizón.
[...]
Te ves obligado a abaratar el grano por unas pocas liras, debido, según dicen los intermediarios, a que se mandan grandes cantidades a América! ¡El vino, si no te avienes a cederlo por dos perras gordas el litro, eres dueño de dejar que se te avinagre en la cantina, total, no viene a pedírtelo nadie!…¡Las habas tienen matalegumbres; las aceitunas es raro que no se hayan podrido. Las almendras, ¡menos mal!, unas veces sí y otras no, alcanzan un cierto precio. Pero en las añadas de escasez como ésta, te ves negro para deshacerte de las cuatro que has logrado acopiar…
[...]
Todas le preguntaban por Pasquale, y alguna le decía a bocajarro, con manifiesta intención de asestarle una estocada:
—¿Annú, cuando te casas?
Pero se quedaban de piedra al oírla responder, entre indiferente y desdeñosa:
—Por ahora no tengo pensado casarme; y de hacerlo, desde luego que no será con Pasquale. No estamos hechos el uno para el otro. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com