Recuerdos (fragmento)Mengistu Lemma

Recuerdos (fragmento)

"¿Acaso pretendemos con seguridad saber todos qué es ese algo? Algunos de nosotros encaminamos nuestros pasos hacia la medicina, economía, ingeniería, derecho. Otros estudiamos enfermería, ciencias sociales, etc., llevador por la creencia, más aún, por la ardiente convicción de que nuestro país precisa médicos, ingenieros, economistas, enfermeras, abogados etcétera cualificados, lo cual es realmente cierto. ¿Pero es ésa toda la verdad? Difícilmente lo creo. Y estoy seguro de que hay decenas de estudiantes etíopes en casa y en el extranjero que piensan de la misma forma.
Es innegable que necesitamos personas cualificadas y especialistas en muchos campos de la ciencia, la tecnología y las artes. Pero no personas cuyo libro de texto es su evangelio, que no son mejores (sino peores) que las personas víctimas de la incultura y que al margen de su especialidad carecen de interés en las ciencias sociales y en los verdaderos problemas con los que lidiar; no víctimas de la rígida especialización y profesionalización (que absorben los detalles descuidando el todo e ignorando peligrosamente el desenlace) lo cual caracteriza la civilización industrial de Occidente.
¿De qué sirve a nuestro país un ingeniero que posee los más avanzados conocimientos en torno a la edificación de casas, carreteras y puentes, pero que se muestra totalmente ignorante en relación al propósito social de su actividad y de la propia sociedad en la que vive? La misma pregunta valdría para el economista, el abogado, el artista, etc. Podemos comprender que las ideas más avanzadas y ultramodernas sobre cualquier tema especial o profesión, arte o técnica no son todas las metas que debemos adquirir. La naturaleza de nuestra misión es tal que no podemos ni debemos estar satisfechos meramente con saber cómo ejercer nuestras profesiones. Debemos, además, tener ideas sobre temas y asuntos que parecen pertenecer a esferas fuera de nuestro campo concreto de estudio: ello no supone decir que hemos de ser especialistas en todos los campos, dado que eso es imposible. En resumen, nuestro deber para quienes demandan nuestros servicios supone no estar simplemente "cualificados" sino también provistos del mejor sistema de ideas para la Etiopía de nuestros días.
De ello no se infiere, por supuesto, que lo mejor para Etiopía no es válido para otra nación y viceversa. Los países pueden ser entre sí tan similares como diferentes. Etiopía es una nación única a su manera, pero su singularidad no es tal que no pueda enriquecerse de la experiencia del mundo exterior.
Lo que es mejor para el pueblo etíope es lo mejor para Etiopía. Ese sistema de ayudas coadyuvante a la hora de optimizar las condiciones de nuestro país, analizando la naturaleza del problema etíope, la realidad social que determina las necesidades de nuestro país es sin duda la pista en la que hallaremos la respuesta. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com