Las ventanas cegadas (fragmento)Alexandre Vona

Las ventanas cegadas (fragmento)

"Estaba triste, pero no como todos los días, para ser más exacto como cada mañana, cuando tanto me cuesta separarme de los seres frágiles y sumisos con los que paso las noches, dejar el mundo anterior, ese mundo en que el menor detalle lo modifica todo. Una sonrisa minúscula en el semblante de una joven (basta con el borde levemente alzado del labio humedecido) significa que en algún sitio, detrás de mí, se ha abierto una ventana, se siente la sombra de las nubes blancas, vaga el viento entre las magras ramas de los álamos. Y está también desde luego la pereza de la sangre, que ha de recobrar tras las vacaciones de la noche su papel subalterno de ciega mensajera de la vida.
[...]
Detrás de la escalera había dos dormitorios. Arriba descubrí una sala desnuda, abuhardillada, donde el polvo desplegaba una alfombra aterciopelada, virgen. Me acordé en un tragaluz y contemplé el cielo. Un cielo blanco, detenido. Al salir de la casa escogí el camino que pasa bajo las ventanas cegadas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com