Místicos Franciscanos (fragmento)Fray Alonso de Madrid

Místicos Franciscanos (fragmento)

"Tan grande es la fuerza del amor, que allí verdaderamente moras donde por la contemplación amas. Este es el reino de Dios que está dentro de ti, el cual desechas cuando amas las cosas de fuera. Amando este reino de Dios, eres reina en él, y teniéndole dentro de ti, gozas de infinitas riquezas que tiene consigo el amor de Dios. Y si tanto eres mejor cuanto son mejores cosas las que amas, se sigue claramente que, si amas el cielo, eres celestial, y si pones tu amor en las cosas de la tierra, que eres tierra. Pues hace el amor tan maravillosos efectos en mi ánima, que, transformada por amor, soy lo que amo; amarte ha, Señor, mi corazón hasta lo último de tu potencia y fuerzas y virtud, y cuanto le es posible, pues por esta vía soy llevado a tan alto y noble estado y subido a dignidad tan suprema y aventajada, que todo lo criado es menos cuando no te ama que el corazón, que arde en tu divino amor.
Y este traspasamiento del amante en la cosa amada no es violento, ni forzoso, ni penoso, ni trabajoso, más voluntario, libre, dulce y muy deleitable. Y de aquí es que la voluntad que así por amor se junta con la cosa amada, no puede ser por alguna violencia apartada de ella, sino por su libre querer. Y pluguiere a ti, mi Dios, que fuese mi voluntad privada de tal libertad y de tal querer, para que, después que una vez te amare, no pueda volver atrás ni mudar el amor ni el querer, amando para siempre jamás esa suma bondad y bien infinito donde arda mi corazón perpetuamente en vivas llamas de amor. Pero queda del mismo amor libre, aunque traspase la voluntad, en la cosa amada; y asimismo, la voluntad siempre queda voluntad y en su libre poder y querer aunque por el amor sea transformada en el que ama. Cosa es maravillosa que en esta transformación que hace el amor del amante en el amado que cual es la cosa amada, tal es el amor, y cuál es el amor, tal es la voluntad de donde nace. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com