La transformación de la intimidad (fragmento)Anthony Giddens

La transformación de la intimidad (fragmento)

"Los individuos codependientes están habituados a encontrar su identidad a través de las acciones o necesidades de los demás; pero en toda relación adictiva el yo tiende a quedar sumergido en el otro, ya que la adicción es una fuente primaria de seguridad ontológica. Uno de los propósitos que se sugieren frecuentemente en las fases iniciales de la terapia de los grupos de autoayuda es la de "dejar hacer" a los otros -es decir, liberarse del intento de controlar a los demás, característico de la codependencia. El individuo se ve estimulado a tratar de liberarse de este "contrato tácito" de poner al otro en buen camino. El proceso es extremadamente difícil, aunque superficialmente aparezcan signos de que se produce: sus conversaciones ya no se centran continuamente en lo que "él" piensa o hace, en lo que "ellos" dicen. "Mi marido" o "mi pareja" dice. En grupos de apoyo para los compañeros de alcohólicos el "dejar hacer" es denominado desprendimiento amoroso, una frase bastante banal que designa un fenómeno real -la capacidad emergente del codependiente de atender al otro sin acrecentar la carga de su adicción.
Lo que a primera vista aparece como un estímulo del egoísmo, e incluso del narcisismo, debería ser entendido como un punto de partida esencial de la posibilidad de desarrollar un amor confluente. Es un requisito previo para el reconocimiento del otro como ser independiente, que puede ser amado por sus rasgos y cualidades específicas. También ofrece la posibilidad de liberarle de una implicación obsesiva en una relación rota o muerta. Un terapeuta ha enumerado algunas características de los nuevos hábitos que deben sustituir a los antiguos, más compulsivos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com