Los trabajos y los días (fragmento)Adolfo Sánchez Vázquez

Los trabajos y los días (fragmento)

"Creo que la respuesta a esta cuestión dependerá de lo que se entienda por "estética marxista" y de lo que aporta Marx en este terreno. En él no encontramos en modo alguno un corpus teórico cerrado que pudiéramos llamar "estética marxista" o más exactamente "estética marxiana". Lo que hallamos en Marx es un conjunto de ideas, referidas a cuestiones artísticas y literarias, dispersas a lo largo de su obra y que él ha ido elaborando en su tarea de entender y transformar el mundo. Por eso, el libro que escribí hace ya casi veinte años sobre este aspecto de su pensamiento lo titulé Las ideas estéticas de Marx. Son ideas que contribuyen a entender el fenómeno estético en general y el artístico en particular, pero que en modo alguno constituyen una estética marxiana o marxista. Entre esas ideas están: la concepción histórico-social de la relación estética con el mundo y del arte; la formación histórica de los sentidos estéticos; el papel del trabajo en los orígenes del comportamiento estético y del arte; la positividad intrínseca de la creación artística frente a la enajenación del mundo moderno; la vinculación del arte a través de su función ideológica con las condiciones materiales de existencia y las posiciones de clase; la situación del arte (como trabajo productivo) y de la obra artística como mercancía en un modo de producción (el capitalista) que le es hostil; la dialéctica de la producción y consumo (artísticos); la atención a la forma y a la especificidad del arte para afirmar su autonomía y supervivencia, no obstante su condicionamiento histórico social; la relación del arte y la división social del trabajo; el papel del arte en la formación del hombre nuevo en la sociedad comunista, etcétera. Se trata de ideas que tienen un valor teórico para construir una estética que, por partir de y fundarse en la teoría de la historia y la sociedad del marxismo así como en su metodología, podemos denominar legítimamente estética marxista. La estética luckasiana y la de los autores que parten del materialismo dialéctico constituyen interpretaciones de la estética marxista que, a nuestro juicio, son equivocadas por dos razones: la primera es que parten de una ontología materialista que, como antes hemos dicho, no toma en cuenta la categoría central de la praxis y, por tanto, el arte como forma específica de la praxis, es decir, como actividad práctica creadora; la segunda es que, al concebir el arte como reflejo peculiar de la realidad y absolutizar el aspecto gnoseológico, se trata de una concepción estrecha y limitada del arte que no puede dar razón de toda la riqueza y diversidad de la experiencia estética y de la práctica artística a lo largo de su historia. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com