La Ley de Dios (fragmento)Rémi Brague

La Ley de Dios (fragmento)

"Lo paradójico de esta ley desligada de la tierra es que originariamente había sido entendida como la ley de un país, cuya divinidad procedía de su anclaje geográfico.
Con frecuencia se ha observado que el vínculo establecido por los profetas de Israel entre lo ético y lo religioso representaba una novedad respecto de Oriente Medio, donde "religión" y "moral" están separadas, como "culto" y "costumbres". Los profetas no dejan de recordar que, por sí solos, los sacrificios no sirven de nada, y que la justicia es indispensable. Este vínculo entre lo religioso y moral se sitúa también en un contexto espacial. Parece, efectivamente, provenir de un cuidado por la pureza ritual. Por otra parte, lo primero es quizá más lo religioso que lo moral: la preocupación por no manchar un espacio que invita al respeto de cierta conducta.
De este modo, la ley aparece como la enseñanza de una sabiduría de la vida en vigor en un espacio determinado, como un reglamento. De aquí que se sitúe antes de la distinción entre ley y costumbre que nos es habitual. Cabe, concretamente, que el mencionado reglamento haya sido "colgado" en la entrada de un espacio sagrado. Un sitio así es peligroso: no se entra en él sin tomar precauciones, y se requiere cierto estado de pureza, pues siempre resulta temerario establecerse en un país sin saber cómo ganarse al dios local. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com