Rerum rusticarum (fragmento)Marco Terencio Varrón

Rerum rusticarum (fragmento)

"En el séptimo intervalo, entre el ocaso de las Pléyades y el solsticio de invierno, dicen que conviene hacer lo que sigue. Sembrar la azucena y el azafrán. La rosa que ya formó raíz se divide hasta la raíz en esquejes de un palmo y se entierra; posteriormente, los esquejes se transfieren una vez que hayan formado raíces. No es útil hacer semillero de violetas en la finca porque es preciso hacer bancales amontonando tierra, que los riegos y los temporales de lluvia lavan, empobreciendo la tierra.
Desde el Favonio hasta el orto de Arturo es adecuado para transferir desde el semillero el serpol, que se llama así porque serpea. Cavar nuevas zanjas, limpiar las viejas, podar las viñas y la arboleda, en tanto no lo hagas, como en general, 15 días antes y después del solsticio de invierno. Pero a veces es adecuado plantar en ese periodo, como los olmos.
En el octavo intervalo, entre el solsticio de invierno y el Favonio, conviene que se haga lo que sigue. Drenarse el agua de los campos cultivados, si hay alguna; pero escardar si hay sequía y la tierra tiene tempero. Podar viñas y arboledas. Cuando en los campos no se pueda trabajar, durante el invierno hay que hacer bajo techado lo que se pueda antes del amanecer. Las cosas que he dicho conviene tenerlas escritas y expuestas en la casa de campo, especialmente para que las conozca el encargado.
Han de observarse también los periodos lunares, que en cierto modo constan de dos partes, ya que la luna nueva crece desde nueva hasta llena y de ahí de nuevo decrece hasta luna nueva, hasta que llega el interlunio; en tal día se dice que la luna es final y primera, por lo que a ese día en Atenas llaman énen kaí néan, otros triakáda. Algunas operaciones agrícolas han de hacerse en luna creciente mejor que en menguante, algunas cosechas al contrario, como los cereales y los bosques madereros. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com