Epítomes de la historia romana (fragmento)Dion Casio

Epítomes de la historia romana (fragmento)

"Vitelio, sin embargo, proporcionó a muchos motivos para la diversión. No pudieron contener la risa cuando vieron componiendo un rostro solemne, durante las procesiones religiosas, a un hombre del que conocían sus excesos; o verle montado en un caballo real, vestido con un manto púrpura, a él que, como todos bien sabían, solía vestir el uniforme azul y limpiar el sudor de los caballos de carreras; o cuando vieron ascendiendo al Capitolio con tan gran multitud de soldados a quien antes nadie podía siquiera distinguir en el Foro a causa de la multitud de sus acreedores; o recibiendo la adoración de todos un hombre al que, poco antes, nadie habría consentido siquiera en saludar con un beso. En verdad, los que le habían prestado algo cuando partió para Germania y casi ni le dejaron partir hasta que hubo dado garantías, ahora, sin embargo, lejos de reírse de él, se escondían y apenaban. Él los buscó y les dijo que les dejaría sus vidas a cambio de la deuda que tenía con ellos, exigiéndoles que le devolvieran sus recibos.
Pese a vivir tal clase de vida, no estuvo completamente exento de actos meritorios. Por ejemplo, conservó la moneda acuñada bajo Nerón, Galba y Otón, no mostrando ningún disgusto por sus imágenes; y mantuvo todas las donaciones que habían hecho, considerándolas válidas y no privando a nadie de su posesión. No exigió ninguna de las sumas aún debidas por antiguos tributos, ni confiscó la propiedad de nadie. No condenó a muerte más que a unos pocos que se habían puesto de parte de Otón, pero no se quedó con sus posesiones ni con las de sus familiares. Entregó a los familiares de los que habían sido anteriormente ejecutados los fondos que aún se encontraban depositadas en el tesoro público. Tampoco recusó los testamentos de los que habían luchado contra él y caído en las batallas. Prohibió, además, que los senadores y caballeros combatieran como gladiadores o que interpretaran espectáculo alguno en la orquesta. Se le elogió por tales disposiciones. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com