El cuaderno dorado (fragmento)Agota Kristof

El cuaderno dorado (fragmento)

"La criada canta muy a menudo. Unas canciones populares antiguas y nuevas canciones de moda que hablan de la guerra. Nosotros escuchamos esas canciones, las repetimos con nuestra armónica. Le decimos tambien al ordenanza que nos enseñe canciones de su país.
Una tarde, ya despues de haberse puesto el sol, vamos a la ciudad. Cerca del castillo, en una vieja calle, nos detenemos frente a una casa baja. Desde la puerta que se abre sobre una escalera nos llegan ruidos, voces, humo. Descendemos los escalones de piedra y desembocamos en un sótano acondicionado como taberna. Algunos hombres, de pie o bien sentados en bancos de madera y en toneles, beben vino. La mayoría son viejos, pero también hay algunos jóvenes, así como tres mujeres. Nadie nos presta atención.
Uno de nosotros comienza a tocar la armónica y el otro a cantar una canción conocida en la que se habla de una mujer que espera a su marido que está en la guerra y que muy pronto regresará victorioso.
Aquellas gentes, poco a poco, se van volviendo hacia nosotros. Nosotros cantamos, tocamos cada vez más fuerte, oímos como nuestra melodía resuena, repercute en la bóveda de aquella cueva, como si hubiese alguien que tocase y cantase en otro sitio.
Cuando nuestra canción se acaba, levantamos los ojos hacia los rostros, fatigados y hundidos. Una mujer ríe y aplaude. Un hombre joven al que le falta un brazo dice con voz ronca:
-Más. ¡Tocad alguna cosa más!
Mientras, nosotros cambiamos los papeles. El que tenía la armónica se la pasa al otro y comenzamos una nueva canción. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com