Gargoyles (fragmento)Ben Hecht

Gargoyles (fragmento)

"Ella no había concebido planes para el futuro ni estaba interesada en nada. Un hecho sorprendente había sobrevenido en su vida -el presente. A él se había abandonado. Se había servido de las energías que aún le quedaban para evaporarse y continuar este proceso hasta el fin. Llegaría a ser, si disponía del tiempo suficiente, una mujer egoísta, que se jactara de sí misma con los restos de un banquete degustado con los ojos cerrados y las manos apáticas con apenas veintiséis años.
Sentía estas certezas sólo vagamente. Había una libertad alusiva al hecho de vivir, como el hallazgo de un sabor neófito en el microcosmos de sus propios sentidos. Era consciente de todo esto de forma confusa. Y la pena por su marido muerto devino en placer derivado de la nueva existencia que el funesto deceso le había otorgado.
Pensó en él de forma magnánima, atribuyéndole perfecciones inéditas y dotando a la inteligencia del difunto de una sabiduría más allá de la suya. Se servía de su memoria de una forma extraña. Cuando discutía con sus amigos o con los niños, cuando albergaba dudas en relación a la extravagancia o al narcisismo de sus acciones, el radicalismo que se había adueñado de ella la llevaba a traer a colación a su difunto esposo. El hecho de que estuviera muerto confería un halo de santidad a sus puntos de vista. No lo percibía en sí misma, pero sí en la mirada de los otros. Percibía sin escrúpulo alguno en sus amigos y en sus hijos que respetaban más la opinión de un muerto que de una persona viva. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com