Francisco J. Ferrero

 (España, 1891-1936)





1922 - 31 años
Edificio de viviendas
Madrid (España)



1924 - 33 años
Teatro Arniches
Madrid (España)



1932 - 41 años
Viaducto calle Bailén
Madrid (España)



1935 - 44 años
Edificio Parque Sur
Madrid (España)


Biografía:
  Francisco Javier Ferrero, arquitecto español nacido en Madrid, ciudad en la que falleció trágicamente en 1936. Hizo sus estudios de Arquitectura en la capital y se tituló en 1916. Desde sus inicios profesionales colaboró con su padre, Luis Ferrero Tomás. La arquitectura de Francisco Javier Ferrero se confunde con la de su padre hasta su decidida apuesta por la corriente racionalista en torno a 1926, cuando, formando parte del equipo dirigido por Luis Bellido, se hace cargo de la construcción de varios edificios municipales en la capital. Aunque había ingresado en el Ayuntamiento de Madrid en 1919, no fue hasta ese momento cuando su capacidad expresiva encontró una vía autónoma para manifestarse. De hecho, aunque la autoría de los proyectos realizados por él o por su padre puede llegar a deslindarse con alguna precisión, lo producido por uno u otro resulta básicamente acorde con un pensamiento ecléctico claramente instalado en su vertiente regionalista. Si sus primeros edificios aún responden a una opción historicista-renacentista, a partir de la terminación de su carrera de Francisco Javier Ferrero (1916), y la participación sucesiva entre 1916 y 1920, en varios concursos para edificios de Correos en Alicante, Valladolid, Palencia y Vitoria, en los que las mismas bases solicitaban la expresión de una arquitectura nacional-regionalista, la arquitectura de ambos, realizada por separado o conjuntamente, quedó marcada por el empleo retórico de elementos pertenecientes al repertorio regional más o menos depurado. Sin embargo, en 1926 se produce su conversión racionalista, que produjo en pocos años una serie fundamental de obras municipales de una calidad excepcional, lo que constituye, probablemente, el conjunto racionalista más radical y coherente de la arquitectura madrileña, además del más temprano, sin transición ni titubeos. A este conjunto pertenecen los desaparecidos mercados municipales de Legazpi (1926), Puerta de Toledo (1927) y Olavide (1931) y las posteriores obras de la Imprenta Municipal (1932), el Parque Sur de Limpiezas (1933) y el viaducto de la calle de Bailén (1932). A partir de esa fecha (1926), su producción prácticamente desaparece, aunque alguna obra “familiar” muestra un interesante maridaje entre el racionalismo municipal y el eclecticismo racionalista. Coincidentes con la Guerra Civil, las muertes de Francisco Javier Ferrero (1936) y su padre Luis Ferrero Tomás (1938) cerraron una producción abundante y de extraordinario interés, que ilustra como pocas el cambio al que se vieron sometidos los arquitectos madrileños en aquellos años críticos y cruciales. El paso, sin transición formal aparente, del regionalismo castizo al racionalismo estricto, sólo puede aceptarse considerando uno y otro como variantes de un eclecticismo de base clasicista, que se ajustaba a las demandas del carácter de los edificios y a las condiciones del contexto, sin problemas ideológicos insalvables.  © RAH



Home_Page
Audio | Libreto | Vídeo | Fotos Interiores
copyright © 1998-2020, epdlp Todos los derechos reservados