Análisis de sistemas-mundo (fragmento)Immanuel Wallerstein
Análisis de sistemas-mundo (fragmento)

"Mientras los científicos concentraban sus estudios en los fenómenos materiales y los humanistas en el estudio de los trabajos creativos, se tornó evidente que había un área impórtame cuya ubicación en esta división no era clara. Esto era la arena de la acción social. Pero la Revolución francesa había hecho del conocimiento de la arena social una preocupación central de las autoridades públicas. Si el cambio político era normal y el pueblo soberano, importaba en mucho el en-tender cuáles eran las reglas por las cuales la arena social era constituida y cómo operaba. La búsqueda de dicho conocimiento vino a llamarse ciencias sociales. Las ciencias sociales nacieron en el siglo XIX y fueron inmediata e inherentemente una arena tanto para la confrontación política y para la lucha entre los científicos y los humanistas por apropiarse de esta área para su metodología de saber. Para quienes estaban en la arena pública (los estados y las empresas capitalistas), el control de las ciencias sociales significaba, en cierto sentido la habilidad de controlar el futuro. Y para quienes se ubicaban en las estructuras del saber, tanto los científicos como los humanistas consideraban a este terreno como un anexo importante en su no muy fraternal lucha por el control del poder y por la supremacía intelectual en los sistemas universitarios.
En la segunda mitad del siglo XIX y en la primera mitad del XX, como hemos argumentado, seis nombres fueron aceptados como los que se ocupaban de la realidad social: historia, economía, ciencia política, sociología, antropología y orientalismo. La lógica subyacente a estos seis nombres, y por lo tanto la división del trabajo en el estudio de la realidad social derivaba de la situación social global en el siglo XIX. Existían tres líneas divisorias. La primera estaba dada entre el estudio del mundo occidental "civilizado" y el estudio del mundo no moderno. La segunda distinción estaba marcada dentro del mundo occidental entre el estudio del pasado y el estudio del presente. Y la tercera tenía lugar entre el presente occidental que la ideología liberal había designado corno las tres áreas diferenciadas de la vida social civilizada y moderna: el mercado, el estado y la sociedad civil. En términos epistemológicos, las ciencias sociales colectivamente se ubicaban entre las ciencias naturales y las humanísticas, y se veían por ende tironeadas por la lucha epistemológica entre las dos culturas. Lo que de hecho sucedía era que los tres estudios del presente occidental (economía, ciencias políticas, y sociología) habían sido transferidos en su mayoría al campo científico y considerados como disciplinas nomotéticas. Las otras tres disciplinas—historia, antropología y orientalismo— resistieron el canto de la sirena y tendieron a considerarse disciplinas humanísticas o ideográficas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com