Fences (fragmento)August Wilson
Fences (fragmento)

"Troy.- ¿Quererte? Salgo todos los días… me parto el lomo aguantando a esos güeros (blanquitos) todos los días… ¿porque “te quiero”? Eres el tonto más grande que haya visto. (Pausa)
Es porque es mi trabajo. Es mi responsabilidad. ¿Entiendes eso? Un hombre tiene que encargarse de su familia. Vives en mi casa, duermes con mis ropas, llenas tu panza con mi comida… porque eres mi hijo. Porque eres mi carne y hueso. ¡No porque te quiera! Porque es mi deber cuidarte. Te debo eso.
Dejémoslo claro, antes de que sigamos… No tengo porque quererte. El Sr. Rand no me paga cada quincena porque caigo bien. Me paga porque me lo debe.
Yo ya te di todo lo que te tenía que dar. ¡Te di la vida! Entre tu mamá y yo nos encargamos de eso. Y el querer tu negro trasero no era parte del trato. No vayas por la vida preocupándote si la gente te quiere o no. Preocúpate de que te traten como te mereces. Que te cumplan. ¿Entiendes lo que digo, hijo?
[...]
Troy.- Rose, He tratado de vivir toda mi vida de manera decente… he tratado de tener una vida limpia… duro…. Útil. He tratado de ser un buen esposo para ti.
De todas las maneras que conozco. Tal vez llegué al mundo torcido, no lo sé. Pero… cuando naces ya con dos strikes contra ti siquiera antes de llegar al plato.
Tienes que vivir con cuidado, con el bat al pecho… Siempre pendiente de que no te manden una curva peligrosa. Porque no puedes permitirte que te agarren descuidados, no puedes permitirte que te hagan otro strike. Y si caes… hay que caer bateando. Porque todo está en tu contra. ¿Qué se puede hacer? Los engañé, Rose. Me rendí. Cuando los encontré a ti y a Cory, y un trabajo medio-decente… Estaba cómodo. Tenía una familia, un empleo. No me iban a meter ese último strike. Estaba en primera, esperando a que me dejaran correr. A que llegara a casa e hiciera una carrera. Y entonces veo a esta chica… me dio valor. Me puso a pensar que si lo intentaba… podría robarme segunda. ¿Entiendes? Después de 18 años quería robarme segunda. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com