Discurso en la entrega del Premio de Periodismo Francisco Cerecedo (fragmento)Iñaki Gabilondo
Discurso en la entrega del Premio de Periodismo Francisco Cerecedo (fragmento)

"Quería alertar del último peligro que yo observo que acecha en este momento en nuestra profesión y que es la deriva del periodismo hacia la propaganda. En parte como consecuencia de la manera que tenemos de vivir. Estamos viviendo a una velocidad extraordinaria, y de esa velocidad extraordinaria se deriva una prisa extraordinaria, y de esa prisa extraordinaria se deriva una información resumida que se digiere a todo correr, es la información del titular, del flash, de la titulación al galope en la que apenas cabe la complejidad. La realidad es cada día más compleja y sin embargo los medios de comunicación demandan una vehiculización contra la complejidad. No es un problema único de los medios de comunicación, la sociedad vive así, reclama a los medios de comunicación brevedad, los medios de comunicación devuelven brevedad y en un círculo que se cierra, influidos por la sociedad e influyendo en la sociedad, vamos viviendo una aceleración enloquecida que convierte los temas más complejos en una frase, una respuesta, un apunte, un dardo, un disparo. ¿Dónde están los matices?, y si no están los matices ¿donde está la verdad? –que decía Paul Verlain que es allí donde está se encuentra verdad- .
Si esa realidad de nuestra sociedad que conduce al lenguaje de la propaganda de una manera natural, sin que nadie lo desee, por una pura deducción de nuestra propia manera de vivir si ya estamos circulando con el riesgo de acercarnos al lenguaje de la propaganda, ¿no está notando alguien que se está manejando ese instrumento para convertir la información en propaganda?
Pues atención porque podríamos encontrarnos dentro de poco con algunos problemas no pequeños como son la necesidad de debatir en una sociedad que ha perdido la costumbre, necesidad de ponerse en contacto con “los otros” cuando casi todos “los otros” han sido proscritos , necesidad de articular la complejidad cuando nos hemos visto incapaces de entenderla y necesidad de conectar con la sociedad para hacerla entender la complejidad de nuestros problemas cuando la sociedad solamente entiende mensajes que llegan por los conductos de la propaganda., que como saben ustedes no es un directo a la razón sino un directo al hígado.
Puede que no resulte muy animoso el paisaje, pero sin embargo yo lo recojo lleno de ánimo, porque lo recojo para recordar que cuando teníamos treinta años creíamos que las cosas eran aproximadamente así –y eso que eran muchísimo más difíciles- pero nos parecía que nuestro oficio, que no era la solución de nada, podía jugar un papel interesante en esa línea, y nadie te preguntaba en qué medio trabajaba cada cual, ni si era público o privado, si era de este color o del otro, nuestra condición de periodistas nos comprometía de una manera natural con la realidad de nuestro país. ¿Me vais a decir que no creéis en eso?, pues no me lo voy a creer. Nos hemos disfrazado pero seguimos creyendo en eso, y como seguimos creyendo en eso yo quiero que esta noche atrevamos a decirlo, y que a partir de ahora se lo digamos a nuestros jóvenes compañeros. Yo no paro de decírselo porque creo que es importante que sepan que no se han equivocado al elegir esta profesión. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com