Diarios (1905-1954) (fragmento)Mikhail Prishvin
Diarios (1905-1954) (fragmento)

"La enorme masa de la clase baja simplemente se ocupa de sus tareas y susurra con toda clama. Algunos ni siquiera tienen nada que susurrar: para ellos «todo es como debe ser». Otros susurran para sí mismos, en soledad, refugiándose silenciosamente en su trabajo. Muchos han aprendido a quedarse completamente callados… como si yacieran en una tumba.
[...]
Nuestro pueblo ruso, como árboles cubiertos por la nieve, está tan sobrecargado con los problemas de la supervivencia, y desea tanto conversar entre sí sobre ellos, que simplemente carece de la fuerza necesaria para seguir resistiendo en silencio. Pero en cuanto habla, algún otro escucha lo que dice… ¡y el que habló desaparece! La gente sabe que puede meterse en graves problemas por una sola conversación y por eso sellan una conjura de silencio con sus amigos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com