En torno al frenesí (fragmento)Fanny Buitrago
En torno al frenesí (fragmento)

"Las noticias pasaron de los hechos sangrientos a comentarios relacionados con cantantes de rock, conciertos multitudinarios y premios Discos de Oro. Sonó primero el teléfono celular de mi obligado anfitrión, enseguida el mío. Me precipité a responder, mientras él apagaba el suyo. De pronto comenzamos a reírnos. La muchacha gemía y sudaba bajo un mesón.
Su aspecto y olor resultaban tan nauseabundos que comencé a toser.
—¿Cómo estás? Dime que bien —los gritos eran de mi marido, en ese momento no podía ser nadie más.
—¿Los niños? —pregunté.
—Todo bajo control, los recogí en el colegio. Según las noticias todavía nadie puede abandonar la diecinueve.
—¿Cómo supiste en dónde estoy? La bomba explotó casi de madrugada.
—El dueño de una bodega revisó tu bolso y me telefoneó a la oficina.
Mi amor, tranquila, todavía no te muevas de allí. Pasaré a buscarte apenas el tránsito se normalice.
Aquella explosión me obsequiaría la presencia de Erasmo Sales, su aliento a menta y un olor a chaqueta de cuero deslucido, los ojos enormes de párpados gruesos y adormilados, las pupilas como asteriscos de latón, su espalda con un marcado desnivel, los dedos torpes que doblaban hojas de periódico en forma de aviones o pájaros, la expresión golosa cuando masticaba el pan. Me obsequiaría y rendiría al sonido de su voz que fluctuaba entre la ronquera y la suavidad, a ese cosquilleo que tendría después el poder de erizarme los vellos de los brazos y alegrarme el día. Así la cercanía y la rutina se encargaran luego de librarme de sus efectos.
—¿Para qué son los avioncitos?
—Semillas que surcan el aire y caen en terrenos baldíos, en potreros o franjas de tierra. Soy otro Johnny Apple con una idea fija, pienso que hay que reforestar el mundo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com