Home_Page MenzelJiri Menzel

 (Rep. Checa, 1938)


Films:









1965 - 27 años
Perlas del fondo del agua, Las
T.O.: Perlicky na dne
Director: Jiri Menzel
Música: Jiri Sust










1968 - 30 años
Un verano caprichoso
T.O.: Rozmarne leto
Director: Jiri Menzel
Música: Jiri Sust










1979 - 41 años
Hombres de la manivela, Los
T.O.: Bájecní muzi s klikou
Director: Jiri Menzel
Música: Jiri Sust










1986 - 48 años
Mi Dulce Pueblecito
T.O.: Vesnicko má stredisková
Director: Jiri Menzel
Música: Jiri Sust










1989 - 51 años
Konec starych casu
T.O.: Konec starych casu
Director: Jiri Menzel
Música: Jiri Sust










1990 - 52 años
Alondras en el alambre
T.O.: Skrivánci na niti
Director: Jiri Menzel
Música: Jiri Sust










2006 - 68 años
Yo servi al Rey de Inglaterra
T.O.: Obsluhoval jsem anglického krále
Director: Jiri Menzel
Música: Ales Brezina




Otros Films:

1966 TRENES RIGUROSAMENTE VIGILADOS
1968 CRIMEN EN EL NIGHT-CLUB
1974 WHO LOOKS FOR GOLD
1976 SECLUSION NEAR A FOREST
1980 TIJERETAZOS
1983 THE SNOWDROP FESTIVAL
1991 LA OPERA DE TRES PENIQUES
1994 LAS AVENTURAS DE IVAN CHONKIN


Biografía:
    Director y actor de cine checo, nacido en Praga. Diplomado en Dirección por la Escuela de Altos Estudios Cinematográficos de Praga, se inició en la industria cinematográfica como ayudante de su compañera de estudios Vera Chytilova. Ingresó en la compañía teatral Cinoherní Klub, de la que acabó convirtiéndose en director escénico, al tiempo que rodó uno de los cuatro capítulos que componen Perlas en el fondo del agua. Este filme supuso todo un manifiesto generacional de la nueva ola cinematográfica checa, compuesta por los directores Vera Chytilova, Jan Nemec, Ivan Passer y el propio Jiri Menzel. Y, al tiempo, marcó también el debut de este último como adaptador del prestigioso escritor Bohumil Hrabal, con el que colaboraría a lo largo de treinta años y que arroja como excelente saldo las películas Trenes rigurosamente vigilados (1966) o Ruiseñores en el alambre (1990). En sus comienzos, el cine de Menzel se caracteriza por su tono crítico, un tanto molesto para la administración comunista que rige los destinos de Checoslovaquia. Solo el hecho de que se esté viviendo una coyuntural distensión política, auspiciada por el presidente Alexander Dubcek, le permite rodar la extraordinaria Trenes rigurosamente vigilados, su debut como director de largometrajes que le catapulta al estrellato cinematográfico internacional. Esta película, que obtuvo el Oscar a la Mejor Película en lengua no inglesa, acabó convirtiéndose en un mito y en el exponente más destacable del movimiento cultural surgido al calor de la “Primavera de Praga”. Planteado con modestia económica, el filme sortearía esa precariedad gracias a la combinación de erotismo y guiños humorísticos sobre la situación política, la capacidad de resistencia del pueblo checo o el optimismo inalterable de las autoridades, que contrasta con la difícil realidad que se vive en el país. Mezclando causticidad y ternura, Trenes rigurosamente vigilados ha quedado para la historia como una obra que muestra lo que pudo haber sido, y no fue, el comunismo reformista que planteó en Checoslovaquia Alexander Dubcek.

La entrada de los tanques soviéticos en Praga paraliza la carrera de Menzel, que gracias a su éxito anterior ha logrado terminar dos películas más, la poética Un verano caprichoso (1968) y la disparatada comedia Crimen en el night-club (1968). Los cineastas checos de la nueva ola huyen del país, salvo Menzel, que intenta sobrevivir como puede haciendo teatro y más esporádicamente cine. Pero su permanencia en Checoslovaquia, unida a los continuos encontronazos con las autoridades, provocan que su nombre sea progresivamente olvidado en el resto del mundo y que tenga mayores dificultades para poner en marcha aquellos proyectos que realmente le interesan. Una década después, El hombre de la manivela (1978) le devuelve de manera muy modesta a la escena internacional, pero es Tijeretazos (1980) la que le reporta otro resonante éxito. Relato sobre una mujer que en un momento dado de su existencia siente el cansancio de lo cotidiano y de las imposiciones autoritarias, era una tremenda metáfora sobre la delicada situación personal que padecían infinidad de intelectuales checos. Mi dulce pueblecitoo (1986), por su parte, cierra momentáneamente la idílica visión del mundo rural emprendida en anteriores filmes, y consigue ser nominada al Oscar. Una vez caído el régimen comunista, La ópera de tres peniques (1991) marca un nuevo giro creativo en Menzel. Adaptación de una obra teatral de Vaclav Havel, inspirada a su vez en un texto de Bertolt Brecht, es una profunda reflexión sobre la situación vivida en Checoslovaquia bajo el régimen comunista, y cómo la sociedad entera colaboró, con sus miedos y pequeñas miserias, a sostener el entramado de corrupción institucional. Esa triunfal entrada en la década de los noventa le permite también convertirse en productor, realizador de programas para la televisión sueca, y jefe del Departamento de Dirección Cinematográfica de la Escuela de Praga. Una muestra de versatilidad que se ve acompañada por la dirección de varias obras de teatro en las que se reserva un papel como actor. Hoy, Menzel continúa siendo una de las mayores referencias del cine checo, y apadrina a promesas como el celebrado realizador Jan Sverak.  © L. Fernández Colorado

Galardones:
1 Oscar Trenes rigurosamente vigilados, 1967
1 Karlovy Vary Capricious summer, 1968
1 Berlín Alondras en el alhambre, 1990


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved