Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Donativos E-Mail E-mail   Colaboraciones Textos   Disclaimer Disclaimer  
El Poder de la Palabra es un portal dedicado a la cultura. Comenzó su andadura en 1998 mostrando diferentes autores literarios. El sitio web fue creciendo y se amplió con lo mejor de otras áreas de la cultura, arte, arquitectura, cinematografía y música.
       5606 escritores - 2506 compositores - 1851 directores - 1184 pintores - 758 arquitectos  
 
Tommaso_Landolfi Héctor_Bianciotti Cyriel_Buysse Holger_Drachmann Victoria_Kent Ernest_Hemingway Roger_Martin_du_Gard Robert_Louis_Stevenson Olga_Tokarczuk Sam_Shepard Larissa_Reissner Jules_Verne
    
 

ARTE
De la A a la Z
Por Epoca
Por Países
Por Obra
Museos

MUSICA
De la A a la Z
Por Epoca
Por Países
Por Obra
Cantantes
Intérpretes
Bailarines
Orquestas
Top Clásica
Operas
Teatros
Álbumes

ARQUITECTURA
De la A a la Z
Por Epoca
Por Países
Por Edificio
Ciudades
Rascacielos

CINE
Compositores
Directores
Galardones
Films
Escenas

OTROS
Equipo Epdlp
Nos Felicitan


5606 escritores
2506 composit.
1851 directores
1184 pintores
758 arquitectos
150 cantantes
111 intérpretes
123 escultores

11685 textos
9240 films
5709 edificios
5746 obras arte
3985 composic.
682 óperas
416 álbumes
183 galardones

 



Música de la semana
Lepo Sumera
(Estonia, 1950-2000)
Olümpiamuusika I (1987)

Banda sonora de la semana
Los mejores años de nuestra vida, 1946
(Hugo Friedhofer)
Escuchar
Compositor de la semana
Christopher Lennertz
(EEUU, 1972)
Escuchar

Escenas inolvidables de la historia del cine
Adiós Muchachos, 1987
(Louis Malle)
Ver



Texto de la semana
Sandor Marai
(Hungría, 1900-1989)
Espresso bar (fragmento)
" El café era una clase de hogar en ese Budapest antiguo, triste y nervioso, de poco fundamento, construido de prisa, a la americana, inquieto y sin estratos, pero lleno de comisionistas, el café significaba un número de teléfono, un círculo familiar, un local de comercio, incluso el Parnaso mismo y el Olimpo. El café era un lugar de creación. El espresso bar es un lugar de charla. La gente charla en voz baja, toma el café a sorbos, apretujada en el olor húmedo de la cafeína y la nicotina, apresurada y cohibida como el que, ante el peligro de una tormenta, se esconde bajo un portal esperando a que se vayan las bombas o las nubes de lluvia. En el espresso bar se nota el vapor de esta prisa, de este desamparo. El café tenía un ritmo, uno escribía epopeyas o jugaba al billar, o recortaba de las revistas inglesas las láminas en color o jugaba a juegos de mesa con el escritor Frigyes Karinthy y el poeta Árpád Tóth, o esperaba una llamada de teléfono que un día, una mañana o una noche seguramente le traería noticias maravillosas. Vendrá Lajos el del teléfono, y te dirá que la editorial americana ha llegado, y que Elvira ruega que le perdones, y mañana volverá. Uno podía esperar cosas similares en el café. Y el mundo flotaba en este acuario cómodo donde, envuelto en el humo del cigarrillo, se difundían las noticias, y todo tenía un ritmo profundo y lento como la vida hace veinte años. En el espresso bar no se puede escribir una epopeya porque no hay sitio sobre la mesa. Conozco a gente que sigue frecuentando ciertos cafés alrededor de la avenida Rákóczi porque allí uno puede apoyar los codos sobre mesas de mármol negro, y no sobre el mármol artificial de color blanco agrisado que se encuentra en la mayoría de los sitios. ¿Tú lo comprendes?… Yo sí. En el espresso bar no se puede pedir una enciclopedia al encargado de prensa porque no la hay. En el espresso bar no se puede esperar milagros porque la generación que ha fundado este género, que lo necesita y lo usa, ya no cree en los milagros. Esta generación no cree en que uno puede pedir al camarero una simple rebanada de pan con embutido, aquí ya no hay maître que recorte de las revistas los artículos y poemas más bonitos de los escritores que le deben, aquí no hay carrera teatral, literaria o social. Aquí solo existen la prisa, el calentarse tímidamente, la contemplación parlanchina y una buena taza de café por cuarenta y cinco céntimos. El café pretendía ser el hogar artificial del Budapest desamparado. El espresso bar ya no quiere ser hogar. Es un refugio de buen gusto para almas inquietas, un rincón oscuro de parloteo para la juventud agobiada. Así es la vida, así forma y borra los géneros. No te quejes. Intenta comprenderlo y acostumbrarte. La vida es una lucha, y toda lucha es incómoda como estas sillas angostas y estas mesas pequeñas. "

Novedades
Página optimizada para una resolución de 1024 x 768 - copyright © 1998-2016, epdlp. Todos los derechos reservados